Camas Articuladas Seguridad Social

Las camas articuladas, lejos de ser un capricho o bien una simple mejora de la comodidad, tienen una relevancia esencial en el cuidado de determinadas personas, llegando en ciertos casos a ser aun un factor indispensable para la movilización o bien la adecuada atención de la persona acostada. Es por tanto lógico que estas camas puedan estar incluidas en determinadas líneas de subvención o bien ayuda con la consecuente mejora para el usuario en el coste de adquisición al percibir todo o bien una parte del importe de la cama en término de ayuda.

Estas ayudas, por norma general, serán cuestión de cada una de las comunidades autónomas, que son las personas que tienen competencias en materia de bienestar social, con lo que va a ser en este campo autonómico en el que debemos mirar si hay alguna línea de ayudas a la que nos podamos acoger en el momento de adquirir nuestra cama articulada. Resulta conveniente tomar en consideración que cada comunidad tiene unos criterios diferentes, con lo que posiblemente el producto que esté subvencionado en una de ellas no lo esté en otra o bien las cuantías y baremos cambien del mismo modo. No está tampoco de más el descubrir si nuestro ayuntamiento tiene establecido algún programa de ayudas a este efecto (no acostumbra a ser tan usual) y en su caso si hay alguna incompatibilidad entre los modelos de ayuda o bien subvención a los que nos podemos acoger. El trabajador social de nuestra zona (o bien del centro de salud, en su caso) es quien mejor nos puede informar sobre estas cuestiones y generalmente quien nos va a gestionar la petición.

Una cuestión que debemos tener en consideración es que no siempre y en todo momento las ayudas van a aparecer con el título “camas articuladas” en la convocatoria. Lo más usual es que aparezcan como subvenciones para la “adquisición o bien reparación de ayudas técnicas”. Debemos comprender acá que una cama articulada es una ayuda técnica para ciertas discapacidades o bien enfermedades y si es preciso siempre y en toda circunstancia podemos pedir un informe médico sobre la necesidad de tal complemento para nuestro caso específico (normalmente nos requerirán este informe entre la documentación a aportar para solicitar la ayuda). Y no está de sobra rememorar que muchos de los programas actuales incluyen asimismo la reparación entre los conceptos subvencionables, algo que no viene nada mal si nos hemos visto obligados a efectuar algún arreglo en nuestra cama.

Para aquellos usuarios que sean mutualistas de MUFACE , ISFAS o bien afines, se debe revisar si en el instante de la adquisición hay alguna ayuda para adquirir esta clase de camas articuladas, en tanto que es corriente que las mutuas contemplen algún género de programas para esto, y valorar asimismo si esta ayuda es compatible con otras a las que podamos acceder.

Para finalizar, mas no menos esencial, debemos tomar en consideración que si vamos a pedir algún género de ayuda o bien subvención, la adquisición de la cama ha de estar documentada en factura de conformidad con la normativa, con el Impuesto sobre el Valor Añadido correctamente separado. Atenderemos a si el programa de ayuda al que nos acogemos acepta o bien no las facturas proforma y calcularemos, para eludir inconvenientes de liquidez, que entre la solicitud, la comunicación de que está admitida y el ingreso de la ayuda en nuestra cuenta bancaria puede pasar un periodo notable de tiempo.

Deja un comentario